Aural Centro Auditivo Leonés

  | NOVEDADES GRUPO AURAL |  CENTRO OFICIAL  WIDEX   CONSEJOS  AUDICIÓN   SORDOS Y TECNOLOGÍA  LOCALÍZANOS  |  LINKS  | 
       Servicios
        Equipamiento
    Audiología Infantil
       Servicio Técnico
        Audífonos
         ¿Que son?
         Analógicos
           Digitales
              Pilas
       Accesorios
     Ayudas  técnicas
     Tapones de baño
     Acc. de limpieza
     Laringectomizados
   Página Principal
 

 

 

 

 

   

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La audición es muy importante para nuestra vida cotidiana. Mediante el sonido nos podemos comunicar, escuchar música, disfrutar de los sonidos de la naturaleza, nos sirve también para ponernos alerta ante algún tipo de peligro, etc.

El oído humano es un órgano muy sensible y avanzado y está formado por tres partes diferenciadas:

  1. Oído externo: formado por el pabellón auricular  y el conducto auditivo externo, en cuyo extremo final se encuentra el tímpano. Su función es recoger el sonido y llevarlo a través del conducto auditivo hasta el tímpano.

  2. Oído medio: espacio lleno de aire cuya presión se ajusta mediante la trompa de eustaquio, la cual comunica el oído medio con la garganta. Aquí se encuentra  la cadena de huesecillos formada por el martillo, el yunque y el estribo los cuales transmiten los movimientos del tímpano hasta el oído interno. En el oído medio se encuentran también dos músculos (músculo tensor del tímpano y músculo estapediano) los cuales actúan cuando hay un ruido muy fuerte para reducir la presión sonora que llega al oído interno.

  3. Oído interno: estructura llena de líquido con forma de caracol (cóclea) y que se conexiona con el oído medio a través de la ventana oval . Aquí se encuentra el órgano del equilibrio  el cual está formado por dos canales semicirculares llenos de líquido. Cuando el movimiento de la platina del estribo mueve el líquido que hay en el oído interno activa las cerca de 20.000 células ciliadas o sensoriales, las cuales envían impulsos eléctricos a través del nervio hasta el cerebro que los recibe como sonido.

          

Un pequeño trastorno  en éste sistema tan complejo puede provocar el empeoramiento de la audición.

Las pérdidas auditivas, el tinnitus (ruidos o pitidos en el oído), son problemas muy comunes.

La pérdida auditiva más frecuente es la ocasionada por la edad, aunque en contra de lo que se piensa, no se produce exclusivamente por ello sino que cada vez es más frecuente que aparezca entre los jóvenes.

Cuando se produce una lesión en el oído medio la pérdida es conductiva o de transmisión la cual frecuentemente tiene solución quirúrgica. Si la pérdida se produce por deterioro de las células sensoriales o las fibras nerviosas entonces se denomina neurosensorial. En este caso la única solución para mejorar la audición es con la adaptación de unos audífonos.

El ruido:

El ruido es uno de los factores que provoca que los problemas auditivos aparezcan a edades más tempranas y en ocasiones entre gente joven.

Hoy día vivimos en un mundo ruidoso, no solo en algunos puestos de trabajo o en la calle con el tráfico, sino también en actividades de ocio como el cine, conciertos de rock, donde el nivel de ruido puede llegar en ocasiones a los 120dB. Los walkman/discman tan populares entre los jóvenes son también una fuente de ruido importante si se utiliza con volumen alto y tiempo prolongado.

Muchos países han establecido unos límites máximos de ruido en los puestos de trabajo de unos 85dB. Si la intensidad de ruido es superior a ese límite es obligatorio usar protectores auditivos.

85dB es la intensidad sonora que el oído puede tolerar durante ocho horas al día, antes de que empiece a dañar la audición. Si se incrementa esa intensidad en solo 3dB  se reduce a la mitad el tiempo que el oído lo puede tolerar. Por lo tanto si la intensidad es de 88dB el oído puede soportarla durante cuatro horas, si es de 91dB solo durante dos horas, etc. Esto significa que un oído humano puede soportar una intensidad sonora  de 110 dB durante pocos minutos.

Las lesiones que la exposición a los ruidos provoca en el oído tienen lugar en las células sensoriales ocasionando una pérdida neurosensorial.

Células sensoriales sanas  Células sensoriales dañadas por el ruido

 

Generalmente no somos conscientes cuando hacemos nuestra vida normal del problema que puede producir el ruido en uno de los órganos más sensibles y delicados que tenemos, y que nos sirve para tener una buena comunicación, la cual no valoramos hasta que realmente nos falta, es decir cuando es demasiado tarde.

 

                                                          http//:www.centroauditivoleones.com

                                                                     Webmaster: David Giraldo